mercredi, mars 14, 2007

El científico VII.

=)

La mañana llegó, ella seguía con ese sentimiento raro por dentro. La sangre parecía hervirle. Se ahogaba en su miedo y en ese sentimiento que dejó crecer y que ella misma se creó.

El cientìfico mientras tanto, se distraía en sus cátedras, pasaba varias horas en el campus debido al nuevo tratado en el que trabajaba y las clases que impartía. Asesoraba a un par de jóvenes con su tesis y no tenía tiempo para él. Al menos no para mal gastarlo en asuntos que no fueran plenamente profesionales.

La hora de la comida llegó, así que ambos se dispusieron a salir a comer, ella con sus compañeros de oficina, él, con el resto de sus colegas.

Regresaron a sus lugares de trabajo, el científico preparaba el tema para la clase que daría dos horas más tarde, ella simplemente pensaba en él.

El pasado buscando de nuevo el consuelo, mandaba mensajes de texto al no tener la respuesta del científico vía telefónica. El sonido del celular incomodaba la clase, más que al científico al ver quién los enviaba.

Escribió dos problemas en el pizarrón y pidió a sus alumnos los resolvieran, mientras tanto el salió al pasillo y leer los mensajes recibidos:

- ¿Por qué no me contestas?

- Me siento triste. Te necesito.


Dos llamadas perdidas también estaban marcadas procedentes del mismo número. Una gesto de sonrisa se pintó en su rostro. - Y como te sientes sola, me buscas.

El teléfono sonó.

- Diga.

- Hola...

- Estoy en una clase, ¿me puedes llamar en una hora?

- Ok.


Y colgaron.

Regresó a la clase, su humor había cambiado, en el fondo le alegraba que lo buscara, aunque fuera cuándo su pasado quería.

Retomando la clase dijo:

"La naturaleza utiliza solamente los hilos más largos para tejer sus patrones, así que cada pieza pequeña revela la organización de la tapicería entera..."


- Los problemas son de tarea para mañana y lean sobre nanotecnología.

Salió del salón.

Regresó al cubículo asignado en la Universidad, se preparó un café, esperaba la llamada ansioso, ese deseo de escucharla de nuevo hizo que terminara su clase antes de tiempo, no quería que nadie notara lo que aún hacía mover por dentro. Se sentó frente a la computadora, revisando mientras la espera unas notas de sus tesistas. Sonó el teléfono.

- ¿Qué te pasa?

- Nada, ya te dije ayer, me siento triste es todo. ¿Terminaste tu clase?


Dudó un poco para responder, no quería demostrarle que lo tenía en sus manos. - Sí, respondió. Hicimos exámen, por eso no pude responderte a las llamadas.

- Perdón, te interrumpí.

- No, no, no me interrumpiste, dime, ¿cómo te sientes? ¿sigues triste?

- Sí, ¿podemos vernos?

Tenía que revisar muchas cosas, pero pensó que la noche tiene la suficientes horas para terminar los pendientes y darle un par de horas al pasado que regresaba. El pasado que había visto ayer y que deseaba ver hoy.

El pasado que se volvía presente.



De la serie:

El científico I.
El científico II.
El científico III.
El científico IV.
El científico V.
El científico VI.

Aucun commentaire:

Búsqueda personalizada