dimanche, novembre 19, 2006

Subliminalmente lo aleja.

=)

No había sentido tal sensación, ni siquiera estaba segura que existía. Era la primera vez que experimentaba el encontrar a alguien diferente a la mayoría.

La verdad, tiene miedo de ser feliz. Sí, en el fondo es más cobarde que valiente.

No sabe cómo tratarlo, cómo hacerle sentir que le interesa, que lo quiere y que comienza a tener síntomas de extrañarlo cuándo no platica con él.

Que quiere contarle muchas cosas de su vida, pero se da cuenta que en realidad no hay algo interesante que decir, que sus historias no son más que un conjunto de lamentos y tristezas.

Y es que le parece tan extraño pensar que en el fondo el interés puede ser sincero, sin esperar ni querer algo a cambio.

Seguramente son tantos sus defectos y pocas sus virtudes, convirtiéndolo en algo que no le quiere mostrar, no quiere darse cuenta que en realidad todo es resultado de una emoción extrema y que al despertar del sueño saber él nunca había estado ahí.


En realidad, no quiere perderlo, pero ¿cómo perder lo que no ha llegado?
En realidad, quiere ganarlo, pero ¿cómo ganar lo irreal?


*** Escuchando - Caemos o volamos - San Pascualito Rey.

2 commentaires:

Alonso 6665 a dit…

Es ahi justo, perdemos lo que no tenemos, anhelamos lo que ya tenemos, disfrutamos del miedo y la tristesa, la felicidad no vende.

sonny_taz a dit…

Alonso: Exactamente, la felicidad no vende...

Creo que me pondré a vender tristeza embotellada...

Saludos!

Búsqueda personalizada