dimanche, janvier 01, 2012

Anécdotas

=) Me quedé sin aliento cuándo ví que tomaba su mano, hoy no iba solo... En ese momento quería seguir el camino, pero alguien interrumpió ese andar y me desvió. No podía asimilar lo que mis ojos veían. Los minutos pasaron y la distracción llegó entre pláticas absurdas como el sabor del pescado en diciembre, sin embargo el momento de dejar el lugar llegó. Al llegar al inicio del fin de la escalera, estaba un niño parado. Calculo que tendría unos 7 - 8 años. Preguntaba a todo el que pasaba "ya te vas?" y todos sin detenerse le decían "sí". Se acercó a mí, y formuló la misma frase. Me di cuenta que me había extendido la mano, así que le correspondí el gesto; era una mano cálida y sin maldad se podía percibir la inocencia y ternura que suelen tener los infantes a casi cualquier edad. Le sonreí y dije "sí, ya me voy". Entonces se acercó a mi y me dió un beso en la mejilla diciendo: yo también. Cuando solté su mano y avancé un paso gritó: "gracias por el beso". Era la primera vez que un ser extraño me daba un beso tan cálido.

Aucun commentaire:

Búsqueda personalizada