dimanche, janvier 31, 2010

Treinte y uno de enero del 2010

=)

Se acabó el mes, bueno, faltan un par de horas pero ya casi le doy la primera vuelta al calendario.

Y llega febrero, entonces es indicio que el reloj comienza la cuenta regresiva para mí y ahora sí, a festejar realmente el año nuevo.

Puedo decir que han sido treinta y un días llenos de aventuras, me gusta que ahora tomo las cosas más relajadamente, aunque en ocasiones exista un stress emocional, dejó de ser dramático o más bien compasivo.

Estoy en busca del lugar para festejar, pero como no me gustan las celebraciones con multitudes, sigo indagando para encontrar el lugar que quisiera conocer o visitar de nuevo para pasar ese día.

Después de ese día, sé que muchas cosas cambiarán pero no tengo miedo y la incertidumbre no me quita el sueño, por el contrario, hay cosas que hoy ya no me preocupan; sobre todo si se tratan de situaciones pasadas, de esas que luego me ponían toda nerviosa, no, ya no es así.

Ya tengo parte de mi autoregalo, pero me gustaría mucho escuchar del otro lado del teléfono la voz de una persona. Hoy, una de mis amigas me hizo reflexionar un poco, sentí tan reconfortante sus palabras y su respuesta a mis palabras que aún siento el nudo en la garganta, no de tristeza, sino de plena felicidad.

Tal parece que es momento de creer en los milagros...

Aucun commentaire:

Búsqueda personalizada