mardi, juin 30, 2009

Poros abiertos

=)

Como comenté ayer, el pasado fin de semana fuí al Vive Latino 09, lo mejor de este evento fueron dos sucesos que estuvieron lejos de ser música.

El primero de ellos fue encontrarme con mi amiga @liwiz en plena plancha del escenario verde, yo estaba de ñoña en las gradas cuando la ví primero correr junto a una de sus amigas, después ya más decente con ayuda del celular pudimos saludarnos. Fue muy grato platicar en 5 minutos como 20 años de vida ajjaja bueno, no fueron tantos, pero sí al menos tres días de chisme :P

Al fondo Saúl se esforzaba por interpretar la Célula que explota, pero nosotras mejor en el lavadero. La verdad.

El otro evento, fue un poco más espectacular y no es porque haga menos mi encuentro con @liwiz, sino que simplemente fue como sacado de una nube de esperanza...

Resulta que mientras sonaba creo que Zoé, estaba esperando a una amiga que iría conmigo, ella andaba norteada y por alguna razón no podíamos encontrarnos, así que me quedé quieta en un punto de la plancha principal.

Mientras papaloteaba moscas, ví que Juan (está por demás decir que uno de mis músicos favoritos) estaba ahí, tomándose fotos con cuanto chaval se le acercaba para pedírselo, ahí disfrutando del evento, ahí, a unos metros casi centímetros. Ahí estaba Juan.

Sinceramente pensé muchas veces en acercarme o no, y más que por duda era porque sabía lo que pasaría, me conozco lo suficiente como para reconocer que en los momentos menos propicios puedo hacer el oso más grande de mi vida y terminar con un final de ridículo y demás, pero bueno, creo que al final eso terminó importándome cacahuate y no pensé más.

Esperaba el momento adecuado, parecía que nunca llegaría porque lo veía muy contento con las personas que lo acompañaban, y la verdad si hay algo que no me agrada mucho, es que las personas públicas no puedan tener un poco de privacidad, pero yo seguí ahí esperando el momento; esperé y simplemente pensé: que pase lo que tenga que pasar.

Y así se dió el momento, mientras un chavo con jersey de los PUMAS se acercó a comentarle algo, aproveché el momento que él prácticamente había quedado solo de sus acompañantes cercanos, así que dije: este es el momento.

Me acerqué, le dije que un día había dejado un comentario en el blog de San Pascualito Rey y que él muy amablemente me respondió en el mío, o sea aquí en algún post, entonces llegó la respuesta y ahí perdí la inmunidad.

Conmovida hasta la lágrima, sí, literalmente hasta la lágrima me llegaron hasta lo más profundo esas cuatro palabras:
"ya sé quién eres"


Se me puso la piel chinita y los ojos llenos de agua, pero me importó poco que Juan me viera así, me conmovió tanto que fue imposible contenerme.

De mi parte, me da mucho gusto verlo tocar sin el soporte en la mano y que sigue teniendo esa magia con las cuerdas.

Juan fue una de mis grandes inspiraciones durante mis días de terapia, un ejemplo a seguir, aun recuerdo cuando fuí a verlos al Metropólitan, todavía no estaba mi rodilla al 100%, apenas empezaba a recuperar la movilidad total.

No sé si vuelva a tener una oportunidad igual, lo ignoro pero con o sin ridículo lo disfrutaría igual, estos momentos son los que se quedan como anécdotas que nunca terminas de contar y cada vez que lo haces, recuerdas detalles nuevos.

Y para mí, esto fue lo mejor del Vive Latino.

1 commentaire:

Anonyme a dit…

Amiga, Gracias. :')
Era una de las cosas que tenía pendientes en la vida, compartir contigo un Vive (aunque fueran sólo 5 minutos)
Momento agregado en automático a la lista de GRANDES recuerdos :)

Liwiz

Búsqueda personalizada