mercredi, décembre 10, 2008

Injusticias

=)

Realmente, ¿qué es ser justo? o cuándo una persona se puede llamar justa.

Me siento decepcionada del grupo de personas a las que imparto clases, afortunadamente el ciclo ya terminó.

Pocas veces me arrepiento de mis acciones, y esta es una de esas ocasiones en las que de verdad lamento haber actuado de cierta manera.

Una de las alumnas se atrevió a llamarme injusta porque iba a presentar un final que, por reglamento de la Universidad en la que estudia debe presentar, haya o no excentado. Su enojo fue que ella había entregado el trabajo final, había hecho las tareas y por qué iba a hacer examen final.

Reitero, la normatividad de la escuela marca que TODOS sin excepción presentan final.

Como la mitad del grupo trabajo y la otra no, a mí me parecía injusto que todos presentaran el mismo final, porque bien conchas los que no trabajaron, para qué trabajar si de todas maneras haré final.

Entonces de cierta manera para compensar esa parte de quiénes habían hecho el esfuerzo pensaba aplicarles el final de diferente manera.

Pero, una de estas niñas me manda un correo hablando en nombre de todos para expresarme su inconformidad para presentar el final, su molestia por qué ella si había trabajado y entregado las tareas y demás iba a hacer el mismo final que otro que no había hecho nada.

Ni siquiera me dió tiempo de explicarle cómo los iba a calificar cuándo ya me estaba reclamando.

Esta persona saca un 4 de calificación en el examen escrito, pero por entregar proyecto y demás trabajos extras dobló su calificación la cual se aplicó para dos periodos parciales.

¿Y todavía me reclama y me dice injusta? Cuando sacando un 4 de calificación y obteniendo 8 de promedio parcial gracias a que me ví tonta y estúpida por ayudarla me reclama.

Me molestó bastante su actitud, así que decidí entonces ser justa y no ayudarlos a ninguno en las dos vueltas de final.

Cuando le expresé mi opinión y lo que iba a hacer, me manda un correo disculpándose porque ella no quería provocar molestias ni perjudicar a nadie. Al final, ella nada más había hablado por ella, ni siquiera les había consultado a sus compañeros que iba quejarse conmigo.

Creo que no esperaba mi reacción, así que al final, en lugar de ayudarlos los perjudicó a todos. En primera instancia porque dijo algo que ella misma afirmo que era en nombre del resto de sus compañeros y en segundo lugar, hizo que todos perdieran la oportunidad de obtener una mejor calificación.

A mí me explicaron mal las reglas del juego, cuando me enteraron de las correctas era demasiado tarde, para no perjudicar a los chicos pensé en una manera de hacerles el final más ameno a los que habían realizado un último esfuerzo e intentar pasar.

Lamentablemente no me dieron la oportunidad de decirles cómo los evaluaría y por sus actitudes la perdieron.

Me siento decepcionada por ellos, lamentablemente es un grupo que ya se conoce en la escuela por ser muy chillones y grilleros. Fue triste para mí, porque conforme transcurrian las clases ellos se portaron bien y no habían sido nada de lo malo que me habían advertido.

Fue una pena darme cuenta y comprobar que en efecto, son chicos que desgraciadamente están aún acostumbrados a que mami les resuelva la vida. Siento que fue inútil ayudarlos.

Bueno, cuando les hice saber el error que habían cometido, la persona que tuvo la osadía de mandar ese correo, todavía se indigno por que le había puesto una calificación, que sin ayuda no hubiera logrado alcanzar.

Es decepcionante que gente de ese tipo se llame estudiante y sobre todo universitario, lo peor es que es una escuela de paga dónde se supone que el sistema es mejor que el público.

La verdad es que, entre más conozco otras opciones más quiero a la UNAM, más me siento orgullosa de ella, de haber tenido la fortuna de pisar sus aulas y sobre todo, de haber tenido maestros tan injustos que no te regalaban una décima si no la merecías.

Extraño aquellas clases de derecho, en las que el profesor (eminencia en derecho, por cierto) no te permitía escribir absolutamente nada en clase, excepto que él lo indicara y todos los examenes eran preguntas de las clases platicadas, no escritas. Era tan injusto, que nos enseñó a comprender lo que nos decían, no a memorizar definiciones.

Me gusta ser injusta.

1 commentaire:

k4ch0 a dit…

Bueno, como dices, son niños aún, pero es bueno saber que todavia hay personas que se preocupan por brindar una buena educación y no solo una calificación...

Saludos!!

Búsqueda personalizada