lundi, août 27, 2007

El día que te olvidé.

=)

No recuerdo cuándo llegó el día en el que te olvidé, simplemente llegó.

Recuerdo que hace más de 1,000 días mi reloj se detuvo curiosamente a la hora en que me dijiste: "es mejor no seguir con esto...".

Desde entonces decidí no cambiarle la pila y dejar de usar instrumento alguno que me recordara el tiempo.

También dejé de usar anillos y pulseras, mi mano lucía limpia, sin adornos.

Los anillos son mi adoración, volví a usarlos un par de años después.

El reloj llegó a mi mano hasta este cumpleaños que pasó hace algunos meses, ahora el tiempo corre normal.

Y corre normal porque ya no me recuerda a tí, ya no se detiene a tu adiós.

Tal vez sea por las líneas que siempre me regalas todas las tardes y a veces, por las noches, como esta, en la que te has ido primero a la cama y en la que me mandaste a dormir y descansar antes de yo, siquiera saludarte.

No me dí cuenta que desde el día que te olvidé llegaste de nuevo a mi vida.

Pero no te espantes, que en mi corazón tampoco ya existes.

El día que te olvidé, también dejé a un lado el amor hacia tí.


Gracias Santo Dinosaurio por la paz que me has dado en estos días difíciles.

Aucun commentaire:

Búsqueda personalizada