dimanche, juillet 29, 2007

Para leer de boleto en el metro.

=)

Este programa inició una nueva etapa desde el pasado 4 de junio. El jueves que fuí al museo a ver la exposición en Bellas Artes sobre Frida Kahlo tuve la gran oportunidad de ser participe en este programa del Gobierno del Distrito Federal.

Este programa por el momento solamente se encuentra "disponible" en las estaciones de la línea 3 y consiste en tomar un libro de los anaqueles que se encuentran en la zona de las taquillas o cerca de los torniquetes y cuándo termines de leerlo: _DEVOLVERLO_ a los estantes, para que otra persona pueda hacer uso del libro.

El libro que me tocó con un total de 140 páginas, se compone de textos de Elena Poniatowska, Juan Villoro, David Huerta, Igancio Solares, entre otros.

A mi me agradaron mucho los textos, aunque hubiese omitido la parte de los poemas, pero bueno, para darle diversidad al programa, creo que están bien incluídos.

(Aunque en realidad no fueron de mi gusto los poemas)

Cuándo comencé a leer una de las historias, al llegar a la parte de biografía del autor, me dí cuenta que esa manera de prosa la había leído o vivído en alguna parte y en efecto...

No recordaba que Ignacio Solares es el autor de "Los Mochos" obra teatral de mi época preparatoriana... una excelente obra de teatro, por cierto.

Así que en este compendio de historias, nos envolvemos desde la infidelidad hasta la cursilería de los poemas.

El libro lo devuelvo mañana que andaré por una de mis zonas favoritas de la ciudad :)

Considero que este programa es una buena manera de difundir la lectura, aunque nos falte educación posiblemente para cuidar los libros o devolverlos, porque no dudo que habrá uno que otro que se lo quede o los maltrate.

Pero también, es una excelente difusión de las obras de los atures participantes, por ejemplo, yo quedé intrigada con la obra de Solares que muestra en este libro y querer leer completo uno de Poniatowska, que a esta última nunca me han dado ganas profundas de hacerlo.

Si andan por la línea 3 del metro y ven libros en los anaqueles, no duden en tomarlo, leerlo y si no les gusta regresarlo o llegar hasta el final pero eso sí, después regresarlo.

Es un buen comienzo para tratar de educar al mexicano que a veces por inculto o falto de educación moral no distingue entre respeto y "chingar al prójimo..."

Y en este caso, quedándome con el libro, no se jode al gobierno, se jode la oportunidad de darle a otra persona el gusto por leer y además: gratis.

1 commentaire:

Yaoteka a dit…

See, lo que siempre me sacó de onda es que la gente se clavara los libros (y a veces ni siquiera los leyera!!)

:S

Búsqueda personalizada