lundi, juillet 02, 2007

El autómata.

=)

Una llamada de la oficina la hizo regresar. Dió vuelta en el retorno a escasos metros del lugar, así que estuvo de regreso al gran edificio en 3 minutos.

Tocó el claxón para qué de nuevo le abrieran la puerta. El policía le dijo:

- ¡Ya se iba señorita!

- Me iba... respondió con una sarcástica sonrisa.


Se estacionó, tomó su bolsa, abrió la cajuela y sacó otra bolsa...

Subió hasta la oficina, las luces de nuevo se volvieron a encender, abrió la puerta del cubículo, colocó el par de bolsas en el lugar de siempre, se quitó el abrigo mientras la computadora terminaba de encender por completo.

Hizo una llamada:

- Ya estoy aquí.

Colgó el teléfono y se puso a trabajar.

El reloj marcaba las 03:00 am, todo había quedado listo. Apagó la computadora, las luces, cerró la oficina y se retiró...

La jornada al día siguiente comenzaba de manera normal, una hora de comida y ninguna en especial para salir.

Los días pasaron, las jornadas laborales se extendieron a más de 12 horas siendo la más corta de 12...

Siempre olvidaba llevarse una de sus bolsas, en la que guardaba un libro con la esperanza de leerlo algún día.

La cafetera a cualquier hora del día, siempre tenía café caliente. El cansancio la vencía tanto que por las noches el hambre se convertía en sueño, por lo que la talla extra era reflejo de esas mal pasadas.

Había nada más tiempo para dormir 3 ó 4 horas diarias. Las semanas transcurrían con esa misma rutina.

Los transtornos en su cuerpo comenzaban a reflejarse, no podía dormir antes de las 04:00 am, su cerebro no se mantenía despierto si el cuerpo no recibía un litro de café al día y la digestión comenzaba a alentarse de nuevo.

Su vida, empezaba a perderse.

Ese día, llegó a la oficina un poco más temprano que lo acostumbrado, el día fue tranquilo, podía irse a su casa antes de lo acostumbrado, miró el reloj:

- Las 21:30 pm...

- No, es muy temprano, un par de horas más.

Su cerebro procesaba cómo un acto indebido retirarse de la oficina a esa hora, no pudo moverse de la silla y se quedó frente al monitor... trabajando.

La alarma del celular indicaba que era media noche. Consideró que ya era el momento de llegar a casa y se fué.

Al día siguiente una de sus amigas le llamó:

- Perdóname, pero no tengo tiempo para vernos.

- Pero será domingo, cómo no vas a tener tiempo, exclamaba la amiga.

- ¿Domingo?, pero tú me dijiste mañana.

- Por eso mujercita, mañana es domingo, respondió la amiga.

- O.k. déjame ver si puedo...

Pero los pendientes que tenía acumulados le impidieron tener tiempo.

Ese día, mientras se ponía la pijama para dormir, se dió cuenta que también había dejado de sentir y su corazón simplemente cumplía con sus funciones fisiológicas.

El trabajo pesaba más en prioridades, que dejó de pensar en aquella persona, dejó de recordar por qué un par de semanas antes había pasado por un momento depresivo y sobre todo, había dejado de sentir por qué un día se sintió tan estúpida y tonta.

Ya no lo recordaba, ni siquiera lo pensaba, su corazón había muerto, por lo tanto, su cerebro había tomado el mando.

Esa tarde, al servirse una taza de café, vió una de los cajones entre-abiertos, se acercó para cerrarlo y vió que algo se asomaba, era parte de la bolsa que había olvidado desde hace un mes ahí.

Nunca cerró el cajón, pero tampoco recordaba que había en esa bolsa.

La tomó, la abrió y vió un libro. Lo sacó, pasó las hojas rápidamente cómo si estuviera buscando algo, miró la portada y se preguntó:

- ¿Qué hace esta bolsa aquí?

Una pequeña agenda también estaba dentro, la sacó, vió los datos que tenía apuntados, pero no recordaba ningún nombre, ningún teléfono.

La primera página tenía sus datos.

- Entonces, esta bolsa es mía y este libro yo creo que también.

Los volvió a guardar, cerró el cajón con llave y se puso de nuevo a trabajar.

El teléfono sonó:

- Bueno.

- Hola, soy tu amiga fulanita.

- Ah... sí... estoy ocupada, te llamo más tarde.


Y colgó.

El tiempo que podía perder en atender a su amiga era crucial para su trabajo, podría causar retrazos.

La alarma volvió a sonar: 16:00 hrs. Hora de la comida.

Un dolor en la boca del estómago le indicaba que tenía que comer algo, así que bajó y compró una ensalada, regresó a la oficina y se dispuso a comer mientras trabajaba.

Tomaba un poco de ensalada con el tenedor, mientras masticaba veía el monitor y sus dedos tocaban el teclado, media hora después daba un segundo bocado.

Volteó, el reloj de pared indicaban las 03:00 am.

Tomó una taza de café, es momento de irme.

Vió que en el perchero había un abrigo colgado.

- ¿Y esto?

Metió la mano en una de las bolsas, sacó un portatarjetas, eran sus tarjetas de presentación.

Comprobó que el abrigo era suyo, lo dejó ahí por si un día sentía frío.

Cuando llegó a casa, lo primero que hizo, después de lavarse los dientes y la cara fue dirigirse a dormir.

El despertador marcaba las 07:00, lo apagó y se levantó.

Vió el calendario: 35 de agosto del 2030.

- Vaya, ya es 35 de agosto...

Habían pasado dos meses y no se había dado cuenta de ello, había dejado de hablar con la gente y no lo habia notado, en su lugar ya no había agua simplemente café, sus ojeras más marcadas y un exceso de 4 kilos de peso, había dejado de leer, de ver películas, de comer correctamente, de tomar jugo y leche.

Pero nada de ello ha notado.

Se convirtió en un autómata programado solamente para trabajar.

8 commentaires:

vendetta a dit…

/me piensa que sonny_taz es una Katherine Neville en potencia

Liwiz a dit…

Cinetto: le contestas tu primero o primero yo, ya ves; con eso de que nos ponemos de acuerdo....
ja ja ja
Saludos niña taz, especialmente este fin me acordé de ti... no se por qué

sonny_taz a dit…

Vendetta: jajajaja :P bueno, creo que mientras no sea una "Belinda" en potencia...

ajjajaja

xDD

:P

Gracias por el comentario!!

/me extraña al staff de Revista-SL :'(

****

Liwiz: Ja-Ja-Ja...

/me esperando el reclamo de cineto...

¬¬

Creo que es porque estoy apunto de reencontrarme con el destino, los innombrables y ...

Ja!

Saludos!!!

cineto a dit…

perdon/chale.

Soy sumamente lento. Y la verdad, asi la neta, no se de que estan hablando.

Reclamou?
Nos pusimos de acuerdo?

cineto a dit…

ah. El texto quedo muy bien. Gracias por compartirlo

sonny_taz a dit…

Cineto: Tendrías que leer el Paradiso Cittá para entender algunas cosas :P jajajaja

Pero...

Extraño, ¿no?

Liwiz comenta, cineto comenta...

Cineto no comenta... liwiz tampoco...

xDD

Ja-ja-ja

:P

Nahh!!

Los quiero a los dos, lo saben =)

Gracias por el comentario y qué bueno que te gustó el texto :)

Te mando un abrazote!

(=

Liwiz a dit…

pero cineto no lee Paradiso Cittá
=(

sonny_taz a dit…

Liwiz: jjajja

Si lo lee, lo que pasa es que no te lo dice :P

xDDD

Búsqueda personalizada