samedi, janvier 20, 2007

Frente al Amoxcalli.





Ayer por la tarde fuí a un lugar que me gusta mucho.

Precisamente frente al Amoxcalli.

Aún no comienzan las clases regulares, así que la fuente estaba vacía, casi no había gente y no tenía agua. La quinta banca estaba vacía, pareciera que siempre me está esperando.

Después de varios años volví a sentir el viento de enero en Ciudad Universitaria.

Frente al Amoxcalli pasé algunos días, principalmente cuándo algo dentro me producía revoltijo en el estómago.

Me senté, leyendo un libro y tomando un café Vienés de La Finca.

La fuente no pierde sus colores, a pesar de sus 14 años de vida.

Recuerdo que un cumpleaños terminé sentada en la quinta banca junto a mi mejor amigo, una tarjeta y palabras, muchas palabras.

El tiempo pasó, era momento de regresar a casa, preferí tomar el camino largo, desde hace 7 años no pisaba ese camino, al menos no por los institutos.

Ciudad Universitaria está cambiando, el concreto está acabando con la piedra volcánica. Pero seguramente es como cuándo cambian las personas, como cuando deciden cambiar el corazón por el cerebro; así está cambiando el lugar que quiero como si fuera mi casa.


Ayer por la tarde, frente al Amoxcalli no recordé el pasado, viví el presente.


*** Escuchando - Beso de muerto - San Pascualito Rey ***
*** 8 estrellitas al status felicidad ***

3 commentaires:

yaoteka a dit…

El presente es todo lo que tenemos.

Saludotes!!!

Carlos Serrato a dit…

Huy amiga, que hermoso lugar es el Prometeo, imagínate cuántos recuerdos tengo de ese lugar, tanta gente, tantos momentos, tantos cambios. A mi generación le tocó estrenar el Amoxcalli, ¡en el 95! uff
Bueno, a ver si algún día nos encontramos por ahí.
Saludos.

sonny_taz a dit…

Yaoteka: Así es, el presente es todo lo que tenemos...

Saludos!

*****

Carlos: UUUfffffffffff... si te contara todo lo que esa fuente significa para mí.

Sabes, a veces necesito tanto de un abrazo, que se me ha olvidado cómo pedirlo...

Cuídate!!!

Búsqueda personalizada